RUTA DE LAS FUENTES

Caminata: Ruta de las Fuentes

Municipio: Breña Alta

Recorrido: aprox. 5 km.

Duración: aprox. 4 horas

Dificultad: media

Fecha: 17 de enero de 2021 (Onomástica de San Antonio Abad, patrón del municipio de Fuencaliente).

El Camino de las fuentes es según la Red Insular de Senderos el sendero PR LP-19.

Comenzamos la ruta situándonos en la carretera que da acceso a San Isidro, más concretamente en la Cruz de La Sociedad para salir en dirección norte hacia el Barranco de Las Palmitas y luego al Barranco de Aduares donde se encuentran algunos lavaderos y abrevaderos (no pudimos acceder hasta la fuente porque el lugar estaba lleno de maleza y no se podía pasar). El sendero nos lleva en constantes subidas y bajadas por el Lomo Aderno y Lomo Los Periquines hasta alcanzar la Fuente Melchora.

Superado el Lomo Melchora y Lomo Grande, desde donde se aprecian impresionantes vistas de la Montaña de La Breña y los barrios de Las Ledas, El Llanito, San Pedro y más lejos la zona de La Concepción,  continuamos hasta la Fuente Espinel donde, por las recientes lluvias manaba agua que discurría barranco abajo. Por un recorrido en pendiente moderada transitamos la ladera sur del barranco de Aguacensio y llegamos a los lavaderos de Fuente Grande. Descendiendo por el cauce del barranco alcanzamos el punto final del recorrido.

En este sendero el verdadero protagonista es el agua, elemento esencial para la existencia de vida. A lo largo del recorrido el maestro José Roberto Martín, Berto, nos iba desgranando anécdotas, historias y sucesos relacionados con el entorno por el que íbamos pasando. De los trabajos de antaño cuando había que desplazarse desde muy lejos hasta estas fuentes para llevar a casa un garrafón o un barril de agua para beber. Del trabajo de muchas mujeres que se acercaban hasta los lavaderos de madrugada para lavar la ropa y tenderla en las proximidades y regresar a casa con la ropa limpia después del mediodía. De las dificultades de andar por aquellos senderos y caminos con bestias cargadas con enseres y mercancías para cruzar la cumbre e ir a la banda y regresar con otros productos de necesidad. Del uso que se le daba al monte, su aprovechamiento para la ganadería y la agricultura. De sucesos tan desagradables como la riada del año 1957, que se creó a partir de una tromba de agua precisamente en estos lugares y acabó con la vida de muchas personas que vivían poco más abajo.

Ignacio Barreto en sus décimas sobre “Víctimas del temporal en La Palma” escribió varias décimas de las que recogemos aquí dos de ellas:

Es triste ver sucumbir

su madre, padre y hermanos

sin poder darles la mano

y verles auxilio pedir.

En altas voces, decir:

“¡Sálvanos. Virgen piadosa!”

como fue Herminio Mendoza,

su señora y cuatro hijos.

Figuran seis clavos fijos

en cuatro que hoy vida gozan.

Día dieciséis de Enero

Nos ha dejado en memoria

Una página en la historia

Para el siglo venidero.

Este caso lastimero

De un temporal muy violento

Que el año mil novecientos

Cincuenta y siete ocurrió

Que en nuestra Palma dejó

Para siempre sentimiento.

Berto nos habló también de la vegetación propia del lugar de tipo laurisilva y monteverde, de algunos endemismos como el bicácaro, de bonitas flores, que vimos al margen de los barrancos, del uso de algunas de estas plantas para la cestería como es el follao, con la  que también se hicieron algunas técnicas ancestrales doblando algunas varas y amarrándolas para que crezcan con una curva acusada, con la intención de volver dentro de algunos años a recogerlas para usarlas como bastones. Del porte de algunas palmeras centenarias que se levantan hacia el cielo en competencia con los castaños que las rodean. De la calidad de la madera del paloblanco que era muy apreciada para hacer utensilios  para el lagar, los aperos de labranza y ejes para carretas…

Sobre las palmeras entre castaños el socio Pedro Luis nos envía esta décima:

En la “Ruta de Las Fuentes”

se contempla esta visión

que es causa de admiración

para personas docentes.

Para nada son frecuentes

palmeras entre castaños

palmeras de muchos años

que viven medio escondidas

pasan desapercibidas

para autóctonos y extraños.

Jornada intensa, instructiva y recreativa de la que disfrutamos en buena compañía, siempre contemplando las medidas de seguridad por la pandemia por Covid-19 que padecemos y que nos obliga a tener precaución.

Nuevo Surco “Trabajando siempre por la cultura, la defensa de las tradiciones y la convivencia”.

Enero 2021


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *