“Salto al pasado”

Publicado por en octubre 20, 2019 en Actividades, Galerías de Fotos, Portada | 1 comentario

La Asociación Cultural Nuevo Surco se embarca de nuevo en una actividad de gran interés que ha animado a un numeroso grupo de personas a participar y a disfrutar de una apretada jornada que nos ha permitido dar un simbólico salto al pasado.

El 19 de octubre de 2019 tuvo lugar la actividad “Salto al pasado”. Una ruta por las estaciones arqueológicas más emblemáticas de la isla de La Palma: Los parques arqueológicos de Belmaco, El Tendal y La Zarza.

La ruta comenzó a las nueve de la mañana de un día espléndido, que se mantuvo hasta nuestro regreso al lugar de partida cuando ya había entrado la noche. En esta ocasión nos acompañó como guía la arqueóloga Nuria Álvarez, experta y gran conocedora del mundo aborigen. Una actividad que estaba programada para conocer algo más y mejor la forma de vida y las costumbres de nuestros antepasados aborígenes de La Palma.

Comenzamos en Belmaco con una explicación de la importancia de este parque arqueológico, situado en el barranco de La Chíchara, o de Las Cuevas en Villa de Mazo, uno de los más importantes de Canarias, donde fueron encontrados los primeros petroglifos prehispánicos del archipiélago en el año 1752, descubiertos por el ilustre palmero Domingo Van de Walle de Cervellón. Aquí tuvimos que lamentar no poder ver la parte museística porque las instituciones responsables están en proceso de sustitución de todos los paneles y materiales de exposición que se habían quedado obsoletos y que llevaban expuestos al público desde la inauguración del lugar el 25 de marzo del año 1999. Pero si pudimos hacer un recorrido por el sendero que discurre por el lateral del barranco para ver los distintos grabados en piedra y escuchar de boca de nuestra guía-arqueóloga las distintas teorías de cómo llegaron los primeros habitantes a la Isla, de los posibles significados de los grabados en piedra, de la similitud de éstos con los muchos encontrados en otros lugares del mundo y de su posible relación con el mundo mágico religioso vinculado a creencias de nuestros antepasados.

Nuestra siguiente parada fue en el barrio de Los Galguitos, al borde del barranco de San Juan, donde se ubica la ermita de San Juan Bautista, que pertenece al Siglo XVI y se encuentra en la plaza del mismo nombre, su estructura consta de una sola nave rectangular de estilo renacentista, donde destaca su retablo central moderno con la imagen de San Juan en la parte central y a ambos lados la Magdalena y la Virgen de Fátima. En la plaza nos detuvimos un momento para tomar un desayuno canario consistente en bocadillos de chorizo palmero o de sardinas con cebolla, manzanas y plátanos, chocolate y el refresco pertinente.

Pasamos inmediatamente al centro de visitantes de El Tendal situado a pocos metros de la plaza. Se trata de una edificación en dos plantas, en el piso superior se encuentran los servicios administrativos, mientras que la planta baja está destinada a la exposición permanente en la cual se conjugan paneles informativos, pantallas interactivas, además de una exposición de piezas arqueológicas originales procedentes, tanto de la Cueva de El Tendal como de diferentes yacimientos de la localidad de San Andrés y Sauces.

El Tendal, abierto al público a principios de febrero de este año es de gran importancia en el mundo de la arqueología palmera. Nos dice Joge Pais, inspector de patrimonio de La Pama que “…durante esas excavaciones [Juan Francisco Navarro Mederos y Ernesto Manuel Martín Rodríguez (1981-1988).] se extrajeron miles de vestigios de todo tipo (fragmentos de cerámica, piezas líticas, fragmentos óseos de fauna doméstica, restos de peces, conchas marinas, industria ósea y malacológica, carbones, etc.). La importancia de este yacimiento es tal que ha hecho posible que buena parte de la información científica que conocemos sobre la vida y cultura de los benahoaritas esté relacionada, directamente, con las investigaciones realizadas sobre la Cueva del Tendal”.

En la sala de exposición permanente, la arqueóloga Nuria nos cuenta de manera muy didáctica la importancia de lo allí expuesto para conocer el mundo aborigen e insiste en que el conocimiento es fundamental para asumir nuestra responsabilidad en la protección de este importante valor patrimonial que poseemos, que tenemos que querer y preservar.

A través del amplio ventanal de esta sala de exposición del museo, que se abre a modo de inmenso balcón sobre el barranco de San Juan, podemos apreciar una amplia panorámica del municipio de San Andrés y Sauces. Al pie del ventanal y mirando al fondo del barranco se encuentra  la Cueva de El Tendal, lugar al que no hemos podido acceder a pesar de que existe un sendero que lleva hasta este lugar debido a su mal estado, que lo hace intransitable.

Volvemos a la guagua para seguir rumbo al norte, pasamos por Los Sauces y carretera arriba dejamos atrás Barlovento, continuamos por el lugar con más barrancos y la carretera más serpenteante de La Palma, viendo al margen derecho los tradicionales barrios de Gallegos y Franceses hasta llegar al Área Recreativa de San Antonio del Monte en el municipio de Garafía, donde anualmente tiene lugar una de las ferias de ganado más importantes de la isla.

Se hacía imprescindible una parada para tomar el almuerzo, el cual fue servido por el equipo de siempre con una eficaz organización de la directiva que ya tiene el mucha experiencia en estas lides. Le sigue un tiempo breve y necesario de descanso para la foto de grupo, así como el momento adecuado para la entrega de un pequeño detalle de agradecimiento a la guía-arqueóloga que tan amablemente nos ha instruido y documentado a lo largo del recorrido.

Continuamos hacia La Zarza y la Zarcita, a pocos metros del área recreativa mencionada, primer parque arqueológico de Canarias abierto al público, cuyas dos estaciones de grabados rupestres se declararon en 1986 Bien de Interés Cultural. Fue inaugurado el 28 de marzo de 1998.

Las estaciones rupestres de La Zarza y La Zarcita están situadas entre los pagos de La Mata y Llano Negro. La primera ocupa un amplio caboco, mientras que la segunda se ubica en el margen izquierdo del barranco de La Zarcita.

En el centro de interpretación del Parque Cultural una nueva charla de Nuria que, con el apoyo de la documentación expuesta, nos da una visión general de la cultura auarita.

La existencia de estos yacimientos fue dada a conocer por A. Mata y E. Serra en 1941, y a partir de ahí se inició de la investigación de los grabados rupestres, que constituyen el elemento más espectacular de La Zarza y La Zarcita tanto por la amplitud de la superficie grabada como por la complejidad que manifiestan. Se especula mucho sobre su significado y se manejan numerosas teorías desde su descubrimiento pero no hay certeza sobre las mismas.

Después de un recorrido amplio por la isla de La Palma y con las imágenes de los petroglifos, las cerámicas y los restos arqueológicos de todo tipo grabadas en nuestra retina, retomamos el camino de vuelta llevándonos un precioso recuerdo de estos lugares tan significativos para nuestros antepasados y con la conciencia de que tenemos que hacer lo posible para conservar y difundir este importante patrimonio custodiado en estos tres parques arqueológicos, los más importantes de Canarias.  Y así, nos vamos convencidos de que ha sido una jornada para no olvidar.

La Asociación Cultural Nuevo Surco termina el día agradeciendo la participación de socios y personas interesadas en la actividad propuesta, así como a todos los colaboradores que la han hecho posible.

1 Comentario

  1. Sin duda una interesante y amena jornada histórica y cultural. Magníficamente descrita e iulstrada, nos permite a los que no pudimos asistir, participar de la información y trasladarnos mentalmente a los lugares visitados.
    Enhorabuena a todos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *